La Emisora Turística de Pedernales

 

sábado, 13 de enero de 2018

INTERNACIONAL: Los tatuajes delatan a un capo de la Yakuza japonesa

INTERNACIONAL.- Un ex jefe retirado de la mafia japonesa conocida como los yakuza, fue detenido después en que se filtrara en redes sociales una fotografía de él en las calles de Tailandia, siendo reconocido por sus tatuajes característicos de los miembros de esta banda.

Shigeharu Shirai, de 72 años, fue detenido en el centro del mercado tailandés de Lopburi, mientras se encontraba realizando unas compras. Era buscado en Japón desde el 2003 por haber asesinado a un rival cuando pertenecía a la organización criminal.

A pesar de un trabajo conjunto entre la Oficina de Inmigración tailandesa y la Interpol japonesa en Tokio, había evadido a las autoridades al mantener un perfil bajo junto a su esposa tailandesa desde que huyó, pues primero vivió en hoteles y con amigos y, cuando el dinero se acabó, vivió en las calles, lo que impidió su ubicación.

Pero fue una fotografía de él, jugando damas en la calle con la camisa desabrochada, lo que permitió su captura, pues mostraba los tatuajes que usan los miembros de los yakuza, además de que se aprecia que tiene cortado el dedo meñique, otro rasgo del grupo, que suele cortar los dedos de sus miembros cuando cometen una ofensa.

La imagen fue compartida en 10 mil ocasiones, hasta llegar a autoridades japonesas, a quienes les llamó la atención el detalle y solicitaron el apoyo a Tailandia para ubicarlo y arrestarlo. Shigeharu Shirai es acusado de matar a tiros al jefe de una facción rival por la que otros siete miembros de su banda fueron capturados y encarcelados durante 12 a 17 años.

No ha admitido que él cometió el asesinato, pero sí que la víctima lo intimidaba. También ADMITIÓ haber sido el líder de la subpandilla Yakuza Kodokai.

Los yakuza aparecieron durante el caos de la posguerra en Japón y sus organizaciones criminales rápidamente se hicieron millonarias al tener participaciones en prácticamente todas las actividades del país desde juegos de azar, drogas y prostitución hasta usureros, trabajos de protección y crímenes de cuello blanco.

Durante años fueron tolerados pues mantenían el orden en las calles a pesar de los métodos que usaban. 

Actualmente, la mafia de los yakuza es una organización legal, y sus grupos se establecen prácticamente a la vista de las autoridades.

Por 
Juan Ángel Talamantes